Textos

juego de animales online

Taller de Trabajo con Sueños

consulta el oráculo

 


 

Textos sobre chamanismo

"LA MAGIA DE EL SAHUMADOR,
EL COPAL Y LA SAHUMADORA"

Por Lolita Vargas

.

En el México prehispánico la presencia del fuego y el sahumador estuvieron ligadas íntimamente. La historia y la cerámica rescatada hasta el presente, nos manifiestan la importancia del sahumador en la vida cotidiana de los pobladores del continente Americano. Concretamente en Mesoamérica, el universo de sus antiguos pobladores, se manifestaba pleno de la presencia de Dios. Dios en sus muy diferentes manifestaciones estaba en el interior de los seres. Así pues, rendían honores y respeto a todo lo creado y de manera muy importante a los instrumentos y elementos con los cuales obtenían su diario sustento. Nos dice Fray Bartolomé de las Casas y Fray Diego Durán: “Si habían de cazar plumas, la misma liga para tomar los pájaros, la incenciaban.” “...les mandaban que antes de salir de casa, sacrificasen al fuego y le hiciesen oración, y a los umbrales de las casas y, en llegando a los montes, que los saludasen e hiciesen sus sacrificios y promesas”.

De manera importante, tanto en la practica ritual de los sacerdotes, como en la veneración en el altar domestico, el sahumador estaba presente, para rendir tributo a la divinidad. En el universo Azteca, el fuego del hogar, el fogón, consagrado a Chantico, era el fuego que unificaba a toda la comunidad, dicho fuego se mantenía siempre vivo, a excepción de cuando se cumplía el ciclo de 52 años, un siglo de acuerdo a la cuenta indígena y se llevaba a cabo la renovación del fuego sagrado. En dicha ocasión, todos los fuegos se apagaban, encendiéndose posteriormente con el fuego proveniente del ritual celebrado, en lo que actualmente conocemos como cerro de la estrella en el Distrito Federal. En el hogar el primer fuego a encenderse era el del fogón y de ahí se pasaba a encender, partiendo del fuego de Chantico, el sahumador, para dar gracias a las deidades tutelares del hogar. En su libro Mosaico de turquesas, nos dice El erudito Arturo Meza: “Chantico reside en las tres piedras del hogar, junto a donde están el metate y los utensilios para cocinar. Cuando se van a tomar los alimentos, se le ofrenda al fuego que crepita entre los leños y a la esencia femenina custodiada por las piedras. En el fuego esta el amor, el calor de la casa ..” y en síntesis, la unión de la pareja, la familia y por ende de la nación.

Un día en el México prehispánico, se iniciaba dando gracias al Dador de la vida, sahumando a las deidades, los sacerdotes en sus respectivo templos y la gente común en el altar domestico. Así también el día concluía Dando gracias a Dios por los beneficios recibidos y sahumando nuevamente a las deidades y a los instrumentos de sustento. En síntesis, el sahumador fue un instrumento indispensable en la vida cotidiana de nuestros ancestros, durante el tiempo sagrado en que se llevaba a cabo un ritual, los sahumadores, eran receptáculos en donde se encarnaban los Dioses, y mediante la quema de resinas aromáticas, se realizaba una comunicación del humano, con lo Divino. En el presente, tratamos de seguir los pasos de nuestros ancestros, así en los rituales que llevamos a cabo en la Tradición de Danza Conchera, se hace uso del sahumador y de su esencia base: El Copal. Por ende la función de sahumadora, reviste una importancia de características especiales.

EL COPAL

Mediador entre el cielo y la tierra, entre la materia y el espíritu, entre vivos y muertos, lazo de unión del humano con El Padre Madre Creador, elemento que transporta las oraciones al ámbito de lo Divino, esa es la función del copal, a través del sahumador. El sahumador que quema la ofrenda de copal, es el instrumento que durante la ceremonia se transforma en receptáculo que “contiene” o “atrae” lo Divino, ninguna ceremonia se inicia sin el sahumador encendido y al final de la misma, es requisito indispensable su presencia. El Sahumador y el copal, son el binomio indispensable para acompañar las ceremonias Concheras, todos los elementos y personas que intervienen en el rito, son purificadas por el humo del copal. Así también en el circulo de danza, el sahumador ubicado sobre su pañuelo rojo, es el centro del circulo, es el palpitar del corazón, el eje o columna de humo de donde emana la energía más pura, que reverbera hasta la periferia. Las volutas blancas que se producen al quemar el copal, son consideradas Divinas y reciben de acuerdo al concepto antiguo, el nombre de Iztac Teteo (Dioses Blancos). El humo que asciende es una muestra evidente del dialogo que se esta llevando a cabo entre el cielo y la tierra. La columna de humo se transforma en el Eje del Mundo, en torno al cual giran el universo y sus criaturas. La combinación de los cuatro elementos esta presente en un sahumador encendido, es el “corazón” del ámbito donde se esta llevando a cabo un rito. Por lo tanto, el sahumador, la braza ardiente, la columna de humo y sus volutas blancas Iztac Teteo, tienen su propio lenguaje, el cual es susceptible de ser interpretado, amen de que per se, la quema del copal en el sahumador, produce específicos resultados de armonización del entorno. En el Antiguo Anahuac el copal simbolizaba la incorruptibilidad e inmortalidad. Su grato perfume es real pero inasible, por lo que representa el ámbito de lo espiritual. El humo también ubica, de acuerdo a este pensamiento, el lugar por el cual transitan las animas.

En un uso terapéutico el copal sana las enfermedades producidas por el frió y la humedad, así como también calma los dolores de cabeza. En el Antiguo Anahuac, a los niños se les colgaba una bolsita de algodón con una bolita de copal, como medida preventiva que evitaba enfermedades. Otro uso ritual del copal, se llevaba a cabo en la elaboración de esculturas, hechas de la misma materia de copal, ya que cuando esta fresca la resina es moldeable y al secarse se endurece, es factible darle forma y que esta perdure. Estas esculturas se hacían como forma de dar tributo a la madre tierra a Tonantzin, a Tlazolteotl, e incluso acompañando a ciertos personajes en sus tumbas. Al ser quemado el humo blanco se asociaba con las lluvias, por lo que también se pensaba que de esta manera se honraba a Tlaloc y se empleaba para solicitar lluvia. La aromática resina de copal, es extraída del árbol del género Bursera Bipinnata y es uno de los grandes dones que nos otorga la madre naturaleza. Es una de los elementos más significativos que acompañaron las ceremonias de los ancestros y sigue acompañando nuestras ceremonias Concheras.

LA SAHUMADORA

La Sahumadora, es el titulo que ostenta la mujer que porta el Fuego Sagrado de la comunidad Conchera. Cada mesa de danza tiene su sahumadora y ejerce una función de suma importancia en todos los ritos y ceremonias. Antiguamente para ejercer la función de sahumadora, se tenia que recibir el fuego en una ceremonia especial, pocas son las mesas de danza que siguen conservando este hermoso rito. En la Mesa de La Santa Cruz de Los Milagros, el rito se lleva a cabo en el Oratorio, durante la ceremonia nocturna de Velación. Inicia con 6 sahumadores encendidos, el del cimiento de la Mesa de Danza, 4 más que representan cada uno de los Vientos y el que se va a entregar a la nueva sahumadora. Por cada viento es sahumada la aspirante a ejercer este cargo, hasta que finalmente el cimiento de la mesa procede también a sahumarla y entregar el Nuevo Fuego al Capitán de la mesa de danza, el cual después de sahumar a la aspirante y al nuevo sahumador, entrega el Nuevo Fuego, el cual esta en franca conexión con el Antiguo Fuego, a la ahora recién nombrada Sahumadora. El Fuego Sagrado, la braza ardiente del nuevo sahumador, ha sido colocado en una charola de madera, adornada con un circulo de flores, hasta que es entregado en las manos de LA SAHUMADORA.

Es una bella y emotiva ceremonia, en la cual se tocan las conchas y se cantan alabanzas, en donde toda la comunidad es testigo del trascendente acontecimiento, del nacimiento espiritual de una nueva Sahumadora. La función de sahumadora requiere la aceptación de un compromiso con La Tradición. Se actúa como intermediaria entre el mundo visible y no visible, en la conciencia de que el sahumador encendido se trasforma en un receptáculo Sagrado, en donde se manifiesta lo Divino, del cual es responsable la sahumadora. La sahumadora como guerrera, es portadora de una “arma” sumamente especial y poderosa: el sahumador y sus esencias. Con dichos elementos es capaz de transmutar vibraciones, crear la armonía y entonamiento del grupo y generar la columna de humo, eje de energía que permite entablar un dialogo del cielo con la tierra. Esa es la fuerza espiritual que esta vigente en una TRADICIÓN VIVA, En nuestra Tradición Conchera, nacida un 25 de Julio de 1531, en el Antiguo Querehta, Ndamaxei, Tlachco o Xico, ahora Santiago de Querétaro.

 

Con amor Infinito: Lolita Vargas Martínez – Malinalticilt.
Capitana de Malinches-Sahumadora de La Mesa de Danza de La Santa Cruz del Espiritu Santo.

Fuente:
www.bernalmagico.cjb.net

Consultar próximas fechas
y lugares en la agenda

agenda

Si necesitas informes adicionales o si deseas programar una charla, conferencia o taller en tu localidad, escribe por favor a karinamalpica@mind-surf.net

Las ilustraciones de esta web son muestras del arte huichol (wixarika)

Animales

Sueños

Constelaciones

Adicciones

Viajes

TERAPIAS
INDIVIDUALES

Trayectoria

Libros

Textos

Investigaciones

Agenda

Contacto


Canal de Karina Malpica en Youtube Regresar a la portada